El libro es la respuesta…

Tengo un buen amigo que ha publicado recientemente un ebook . El padre de otro amigo también publicó hace 8 meses un libro, pero sólo en formato físico. Y un tercer amigo pirateó este libro electrónicamente antes de que estuviera disponible en este formato-también lo ha comprado en formato físico, pero creo que no por coherencia sino por amistad con el hijo del escritor -.

No voy a hablar de la coherencia de ninguno de mis 3 amigos –todos ellos piratean aun cuando 2 están en los dos lados del negocio-, ni de sus motivos, sino del futuro del libro.

El libro se enfrenta a su segunda gran revolución a lo largo de la historia. La primera, gracias a la imprenta de Gutemberg, popularizó el libro, permitió su difusión y redujo los tiempos de publicación de los libros, pero sobre todo, creó dos figuras que no existían hasta entonces: el editor de libros y el copyright. Hasta entonces los libros se copiaban lentamente a mano en los conventos y la Iglesia era principalmente la transmisora del conocimiento escrito.

La segunda revolución, con Internet y el ebook, está sustituyendo el uso del papel por el formato digital y al está popularizando la edición y publicación de libros sin necesidad de un editor. 7 de los 10 libros más vendidos por Amazon en su primer año en España son autoeditados.

Hay más autores y libros que nunca. El problema es que las ventas no están relacionadas con la mayor oferta. ¿Por qué? Por la piratería, el principal problema de esta revolución.

¿De quien es la culpa?

Los datos más recientes sobre las descargas de libros digitales piratas del primer estudio de los libreros en 2012 es desolador. Pese a la mayor oferta legal de ebooks, aproximadamente el 22%, la piratería causó pérdidas por valor de 350 millones de euros, un 12,5% de la facturación del año pasado.
Pero estos datos hay que verlos con cuidado, por su parcialidad y porque cada descarga pirata no supone automáticamente un libro no comprado. Aun así, ¿Quién tiene la culpa de este desastre?

La culpa es de los editores por imponer unos precios abusivos y crear cárteles para mantener un precio elevado, luchando contra la innovación; la culpa es de la mala educación de los usuarios que creen que la creación de un libro es sencilla y que pueden copiarlos con total impunidad sin que perjudique a nadie; la culpa es de nuestros valores que nos hacen creer que la cultura es un bien de lujo y que vale el sistema del “todo gratis“; la culpa es del gobierno por tener una ley de propiedad intelectual absurda con Internet criminalizando a todo y todos; y la culpa es de la Unión Europea que aplica a los libros un IVA del 4% y a los ebooks del 21%.

Los grandes autores además no encuentran atractivo editar digitalmente las obras porque saben que serán pirateadas en el mismo momento de su primera venta. Muchos deciden no publicar digitalmente porque no tienen aliciente para ello.

¿Cuál es el coste de piratear un libro para el usuario? CERO. En España los castigos legales para evitar estas conductas son inexistentes en la practica, socialmente no está mal visto y moralmente no se tiene la sensación de hacer algo malo, el “todo gratis” se ha implantado en nuestra conciencia rápidamente.

Y por último está nuestra débil idea de la cultura. Eduardo Riestra lo define a la perfección: “En estos tiempos de crisis ha quedado demostrado que España tiene un tejido de lectores muy débil”. En este sentido, este post muestra algunas estadísticas preocupantes.

Y el ebook mató la cultura

e-book_with_usb_cableEl enfrentamiento entre lo viejo y lo nuevo (lo analógico y lo digital) es tan solo la parte epidérmica de un combate mucho mas profundo entre los conservadores y los renovadores de nuestra cultura.

Desde los años 90 se instaló en las librerías la uniformidad de las mesas de novedades, una avalancha de literatura dedicada al consumo en masa, los best-sellers, convirtiéndolos en objetos perecederos, algo contrario a su propia naturaleza. Milan Kundera en El arte de la novela lo define como “las termitas de la reducción”. Era imposible encontrar un clásico, salvo los que se usan en las clases de literatura.

La aparición de las grandes tiendas electrónicas como Amazon o Apple ha permitido que muchos autores que jamás habrían podido publicar, se hayan lanzado a la autopublicación digital. Ellos realizan todo el trabajo: escriben, editan y publican, y tan solo pagan un porcentaje a la cadena de distribución. Esto implica que los autores tienen que asumir una serie de funciones (edición, corrección, maquetación, cubierta) que no están preparados para hacer, que se traduce en muchas horas perdidas para llegar a un resultado muchas veces de poca calidad.

Esto está obligando a las editoriales a reconvertirse en asesorías en estas tareas, subcontratadas por el autor, y a separar los derechos de edición digital de los de edición en papel.

Los grandes novelistas continúan igual: abarrotan las mesas físicas de novedades, y suelen ser los más vendidos en las librerías virtuales, pero de vez en cuando se cuela un autor desconocido, un primerizo que ha escrito por el placer de hacerlo.

¿Hay solución a este desastre?

El coste marginal de editar y vender digitalmente un libro es nulo, todo el precio son impuestos (21%) y beneficios para el editor, el vendedor, y el autor; se elimina la cadena de distribución y el coste de impresión. Si al usuario le cuesta el ebook 13 euros, 2,25 son impuestos, y los restantes 10,75 € para el vendedor, el editor y el autor.

Paco Pastor encontró la respuesta hace 25 años: usar técnicas de mercado bajando el precio hasta el punto en que no compense piratear. En 1987 redujo un 55% el precio de los juegos para Spectrum multiplicando sus ventas por 150.

Es un principio básico de economía con el que podemos obtener nuestro beneficio de dos maneras: vendiendo poco a un precio elevado (margen) o vendiendo mucho a un precio muy bajo (rotación).

Margen x rotación = ROI o ROA

Al fin parece que las editoriales se han dado cuenta y están bajando el precio de los libros hasta los 10 euros aunque sigue siendo insuficiente. En este sentido Koro Castellano, de Amazon, dice que “Los consumidores, cuando les hemos preguntado cuánto están dispuestos a pagar por un ebook, siempre fijan como máximo los 8 euros. Todo lo que supere esa cifra nunca tendrá tanto éxito”.

Por otro lado la UE debe abandonar su error de considerar un ebook como “prestación de servicios electrónicos” (21%) y aplicar el IVA reducido (4%). Francia y Luxemburgo ya se han opuesto en la práctica a esta norma.

Simplificar la tecnología también ayudará a una mayor implantación del ebook. J. A. Millan explica en su blog que “allí donde en mi biblioteca personal me basta pasearme por una estantería e ir siguiendo con el dedo los títulos de los lomos, ahora debo mirar en no menos de cuatro o cinco sitios antes de recopilar todo lo que tengo sobre un tema. Por no hablar de los problemas que tiene anotar y recuperar las anotaciones”.

Pero esto solo se arreglará realmente con tiempo para modificar el sistema educativo: inculcar la afición por la lectura e investigar nuevas vías de negocio que erradiquen la piratería.

El futuro incierto

ebook01Hay libros que deben estar en el papel como los infantiles, los de consulta, los plegables o los especializados que tienen grandes ilustraciones, sólo en papel. Otros merecen ser sólo digitales, pero sin olvidar que ambos formatos no son excluyentes, sino complementarios.

El libro físico de lectura evolucionará hacia un libro de calidad, para obras cuidadosamente elegidas por los lectores. Habrá cada vez más ediciones limitadas y exclusivas para los amantes de estas obras. Y habrá puestos POD (Print on Demand) para aquellos lectores reacios al cambio.

El libro digital es perfecto para los lectores devoradores de libros, como todos aquellos que leen cada día de camino a (desde) su trabajo desde (a) casa. Muchos de ellos se han aficionado a la lectura en el transporte público con el ebook. Para ellos esta revolución sólo supone ventajas.

También las obras de consulta y profesionales merecen su espacio digital, por la rapidez de búsqueda, el espacio que ocupan, y cuando realmente aprovechen el formato, darán una información añadida útil.

El 55% del mercado de venta digital en España es de 2 empresas (Amazon y Libranda), y sigue aumentando. En 2015, un 10-12% de las ventas serán digitales.

Hay que crear sitios web que sean las nuevas librerías y simplificar la compra al usuario. Amazon ha dinamizado el sector pero es el Apple de los libros con su formato propietario. La compra en papel se resume en decidir si compro el libro en tapa dura o blanda; en digital depende de donde lo voy a leer. Y casi siempre la copia digital es una copia exacta del papel, sin aprovechar las múltiples ventajas de este medio. Hay que fomentar la compra con medidas como:

  • Copia digital con función de valor añadido
  • Precios más bajos, en consonancia con el mercado. En este sentido hablan Bernat Ruiz de la macdonalizacion y Manuel Gil de la mercadonarizacion.
  • Compromiso y responsabilidad cultural. Un informe del National Literacy Trust señala “que existe una relación muy clara entre la poseer libros y el éxito futuro de los niños en la vida, por lo que es muy preocupante que uno de cada tres niños en el Reino Unido no tenga un libro, y la mitad de los niños no disfruten de la lectura”. Pero en España la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas señala que “los establecimientos comerciales que se dediquen a la venta al por menor no podrán utilizar los libros como reclamo comercial para la venta de productos de naturaleza distinta”. En resumen, que es ilegal que McDonald’s regale un libro.

Y para terminar:

“Antes de piratear algo, comprueba su precio. En ocasiones compensa comprarlo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies